Rate this post

Aprovechando que este fin de semana el clima estuvo es-pec-ta-cu-lar me fui a caminar por los barrios de Sant Pauli y Sternschanze en Hamburgo. Honestamente, en todo el tiempo que llevo viviendo en esta ciudad no le había dedicado verdaderamente un tiempo únicamente a caminar, observar a detalle y disfrutar de estos espacios de la ciudad….¡bueno de noche y de fiesta sí! pero la cara de estos lugares cambia muchísimo durante la noche y durante el día.

Sant Pauli, además de ser el barrio per se de la vida nocturna en Hamburgo, es un lugar lleno de cultura, es la casa del famoso equipo de fútbol Sankt Pauli, amado con locura y con pasión por su afición y conocido en el mundo entero por defender diversas causas como las minorías por lo que son antirracistas, antisexistas y antihomófos. Son un símbolo punk izquierdista ¡Son súper cool!

En Sant Pauli está también el famoso búnker de Hamburgo, un gigantezco pedazo de cemento que fue construído durante la Segunda Guerra Mundial para albergar a 18,000 almas ya que Hamburgo fue una de las ciudades más afectadas en los bombardeos. Es impresionante. Durante la noche hay conciertos y eventos de música electro, rap o rock.

Caminando por las calles por primera vez caí en la cuenta de que hay muchísimos murales muy bonitos y coloridos.

Los fines de semana (y en especial cuando hay buen clima) se respira una atmósfera especial en las calles. Salimos todos a tomar el sol y a disfrutar de la ciudad que es tan linda.

Caminando por Sant Pauli he visto algo muy interesante que nunca había visto antes: un pequeño apartado en un parque especialmente para compartir con quien quiera desde comida, juegos, libros e incluso tiene un pequeño huerto. Todo es gratis y para quien lo necesite.

¡Son estas pequeñas cosas que me encantan de vivir acá!

Sant Pauli es el barrio de la fiesta en Hamburgo. La famosa calle del Reeperbahn, es la calle del pecado, llena de burdeles, bares y discotecas. En sus calles paralelas también podemos encontrar múltiples bares y las zonas rojas de la ciudad. La calle Herbertstraße tiene el sistema de vitrinas como lo tiene Ámstermdam, la diferencia es que las mujeres ni los menores de edad pueden entrar.

El Reeperbahn en los años 1700-1800 era la zona donde los marineros llegaban después de sus largos días en alta mar para descargar todos sus deseos carnales y fiesteros. La también conocida como “la milla del pecado”, desde ofrece infinidad de opciones para enfiestar y las noches de los fines de semana es una locura.

Esta colorida fachada es de la famosa Boutique Bizarre, la sex shop más grande de Europa y está abierta al púlico los 365 días del año. Dentro podrás encontrar desde juguetes sexuales, disfraces, revistas, videos; hasta las cosas más extrañas.

Hay una calle en especial que es la más famosa: la Große Freiheit, una calle única llena de colores, luces, música y es impredible verla en la noche.

Justo al inicio de esta calle, sobre el Reeperbahn, está la Beatles-Platz, una plaza dedicada a los Beatles, porque sí, aunque no lo creas, aquí fue donde en los años 60 comenzaron su carrera, justo en un bar de Hamburgo.

Al inicio del Reeperbahn están las torres danzantes. Un edificio (que yo podría decir, es de los más altos en Hamburgo) y es famoso por su arquitectura ya que parecen 2 torres torcidas. Hasta arriba hay un bar-restaurante Clouds (los cocktails son deliciosos) desde donde se pueden ver hermosas vistas de la ciudad.

En la calle de Reeperbahn está una jefatura de policía que es ícono de la calle. Es la estación de policía más famosa de Hamburgo.

Cerca del barrio de Sant Pauli, está también el barrio de Sternschanze, el barrio alternativo por excelencia y la cuna del movimiento izquierdista-anarquista de la ciudad. Aquí podrás encontrar numerosos bares, restaurantes y pequeñas tiendas interesantes y curiosas.

En Sternschanze, específicamente en la calle Schulterblatt está la Rote Flora, un edificio que en un inicio era una sala de conciertos pero con el paso del tiempo este lugar fue ocupado por algunas personas y así se ha mantenido hasta el día de hoy. Es un símbolo de anarquía y se realizan de ven en cuando actividades culturales.

En Strenschanze está también con 279 metros de altura el Fernsehnturm o la torre de comunicación de Hamburgo. Es un ícono de la ciudad y de momento está cerrado, pero se está trabajando para que en unos cuantos años se permita el acceso de personas. ¿Te imaginas las vistas desde allá arriba?

A mi lo que más me gusta de estas zonas es la mezcla de personas, intereses e ideas y que todos viven en paz y en respeto. Es una mezcla de bares, parques, zonas de perdición, restaurantes, edificios familiares y sex shops.

Cuando vengas a Hamburgo estas zonas son un must en tu itinerario. ¿ya las conocías?

Share: